La primera jornada de la FMS México nos deja con un sabor agridulce.

¿Les gusto?