Adiós a un héroe incomprendido: Google Stadia.

¿Qué les parece?