Madre muerta y querida: la obsesión en su máxima expresión.

¿Ya lo vieron?