No es un adiós, es un hasta luego: ACZINO.

Ojalá que la espera no sea tan prolongada.