Robin Williams: Come inside my mind / Entra a mi mente.

Por: El Yorg.

¿Otro documental Yorg? Así es y este es impresionante, conmovedor, entrañable, ágil y respeta su título, esta en HBO y en serio ¡tienes que verlo!

La vida de Robin Williams nunca fue un misterio, siempre fue del dominio público, sus amigos más cercanos siempre lo recordaban con cariño, siempre se supo quién era arriba del escenario y quien era debajo de esa energía que desbordaba arriba del mismo; él siempre fue un gran actor y todos lo recordamos por hacer papeles icónicos en el cine, lo que nunca supimos, es que él amaba hacer stand up.

En el stand up siempre manejaba la improvisación y él era un maestro en hacer eso. Siempre que subía al escenario a principios de su carrera, no escribía, simplemente lo primero que le venía a la mente lo sacaba sin titubear; era genial al hacer eso, podía pasar por lo menos un par de horas y nunca se cansaba de seguir y seguir diciendo anécdotas, chistes o cualquier cosa para hacer reír a la gente.

Pero debajo de este hombre tan gracioso, siempre estuvo el verdadero Robin, un hombre callado que pasaba el tiempo pensando que hacer en su siguiente show, un hombre distanciado de los demás, que su único propósito era que la gente nunca se olvidara de él; un hombre que dedicó su vida a la comedia, por amor al arte, pero siempre se sintió solo, aunque estuviera acompañado.

robin-williams-documental-hbo-medium

A lo largo del documental, podemos verlo a través de los ojos de varias personas, desde sus esposas, sus amigos y sus hijos, que te comentan que Robin, cuando no había nadie, siempre era callado, como si estuviera en otro mundo.

En sus inicios cuando empezó a elevar su fama, también llegó la época de la cocaína, y juntos fueron inseparables, eso también sacó uno de sus más grandes vicios, las mujeres. Él bajaba de un show y lo primero que hacía era ir tras la mujer más guapa del lugar y llevársela a un hotel; su primera esposa lo sabía, pero ella nunca fue un impedimento para esto y comenta que a ella no le importaba, siempre y cuando llegará a casa.

Dejó las drogas, dejó el stand up y la televisión, para dedicarse al cine de lleno, en donde creo que la mayoría de nosotros lo ubicamos. Fue un gran actor, siempre cambiando de papales chistosos a dramáticos o combinando ambos estilos, que lo hicieron uno de los actores más redituables del gremio artístico.

Pero al final, la soledad y la importancia de no ser olvidado, lo llevó al límite. Aunque seguía trabajando, había perdido la chispa, había perdido su brillo y al final, todos esos pensamientos le ganaron y decidió suicidarse. Fue un gran actor, pero como lo dicen todas las personas que participaron en este grandioso documental, es mejor recordarlo como era y no como acabó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s