¡Supéralo!

Por: El Blade

Algo que he notado en más de una ocasión, aunque suene muy raro, es que hay personas que desarrollan una especie de “complejo de Estocolmo” por sus empresas. Puede ser que cuando están laborando solo puedas escuchar de ellos quejas, pero una vez que dejan la compañía pareciera que acaban de terminar una relación con un ser amado.

Platicaba sobre este tema con algunos amigos y sus experiencias son muy parecidas: desde el colega que marcaba para saber cómo iban las cosas, el compañero que visitaba la oficina y hasta la que tenía a su infiltrada para que le mantuviera informada sobre lo que pasaba dentro de la empresa.

Pareciera que todo inicia con esta idea que nos generamos sobre lo indispensables que somos. Nada más equivocado, porque aunque seas muy bueno en tu trabajo, tu empresa siempre encontrara la forma de operar sin ti. Para eso existen las descripciones de puesto, para que los candidatos puedan ser seleccionados exactamente para cubrir las actividades que la posición requiere.

Tomarte tu trabajo en serio es algo que siempre debes hacer, pero no a tal punto en el que pienses que tus compañeros son tus amigos o que es normal pasar tu fin de semana en la oficina. Pasar tiempo con tu familia y amigos (los de verdad), pasar tiempo practicando alguna actividad física o cultural o simplemente dándote una escapada en un viaje de fin de semana son partes esenciales en el camino del éxito.

Lo más preocupante del asunto son las implicaciones legales que pudieran ser desencadenadas, ya que aunque pareciera que solo son “chismes de la oficina” también se podría filtrar información sensible como cifras, formulas, estrategias comerciales, cambios estructurales… en fin, el punto es que andar de “curioso” preguntando sobre lo que pasa en una organización a la que ya no perteneces puede meterte en serios problemas.

Simplemente déjalo ir… respira y acepta la idea de que ahora tu realidad es diferente, tienes nuevas responsabilidades, vas a conocer a gente nueva, procesos nuevos y seguramente vas a estar lo suficientemente ocupado como para no tener que mirar hacia atrás.

¿Tú qué piensas? ¿Te ha tocado ver algún caso similar? No dudes en compartirnos tu opinión en el espacio de comentarios, nos encantará saber de ti.

Facebook: “Los Hijos de Aztlán”

Twitter: @HijosdeAztlan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s